10 septiembre 2017

The safe and easy way to adventure, de Dorothy M. Johnson

En esta cuarta entrada que dedico a Dorothy M. Johnson (1905-1984), dentro de la iniciativa Adopta una autora, he decidido traer un artículo que escribió para la revista Montana The Magazine of Western History. Me parece muy interesante porque la autora nos relata cómo terminó escribiendo género western, y los problemas que tuvo que afrontar por el hecho de ser mujer en "un mundo de hombres".

Estuve meditando si traducir el artículo, pero para hacer una traducción mediocre, mejor no hacerla. Mi nivel de inglés da para entender lo que leo pero sin florituras, así que os comento a grandes rasgos el contenido.


El artículo se titula The safe and easy way to adventure, y se publicó en el verano de 1974 de la revista Montana The Magazine of Western History. Con cierto sentido del humor, Johnson va narrando diferentes anécdotas o situaciones que vivió, que lejos de hacerla tirar la toalla, le hizo luchar más por demostrar su valía.

Recuerda una anécdota en la que su madre, hablando con otra mujer, le comentó que su hija escribía historias de género western. A lo que la otra mujer le replicó de forma arrogante que la suya escribía "historias de clase alta". Johnson no entiende porqué no debería escribir western, cuando hay muchas mujeres que lo escriben. Varias de esas mujeres, incluida ella misma, pertenecen a la asociación Western Writers of America. Después de todo, para escribir sobre la Frontera, seas hombre o mujer, necesitas acudir a fuentes históricas, tienes que documentarte, para conocer la vida durante el siglo XIX.


Para ella, la escritura es una forma fácil y segura de vivir aventuras. Es una vía de escape, tanto para el escritor como para el lector, de vivir experiencias y emociones. Es una puerta que se puede mantener abierta entre el siglo XIX y el XX, que puedes atravesar a voluntad, y convertirte en otra persona de forma temporal.

03 septiembre 2017

Novela: Villette

Hacía tiempo que tenía ganas de leer esta novela, desde que Magrat Ajostiernos la recomendó en su blog (os dejo aquí su link). La única novela que había leído de Charlotte Brontë, Jane Eyre, la leí cuando estaba en el instituto, y recuerdo que me gustó bastante (de hecho, creo recordar que la leí dos veces).

Charlotte Brontë (1816-1855) se inspira en sus experiencias como profesora en un internado de Bruselas, y aprovecha para mostrar un retrato de la sociedad de su tiempo, de las diferencias entre clases, de las estrictas normas que imperaban, entre otros temas. Al igual que en Jane Eyre, la protagonista es una huérfana que deberá luchar para sobrevivir en un mundo que no se lo pondrá fácil, y se trata de una historia que tiene una atmósfera bastante gótica. Esta fue la última novela que escribió, ya que Charlotte Brontë falleció en 1855 a muy temprana edad.


Villette (1853)
Autor: Charlotte Brontë
Editorial Alba Minus Clásicos
Traducción: Marta Salís
Género: drama, misterio, costumbrista
Otras obras: Jane Eyre, Shirley, El profesor...

Lucy Snowe es una joven sin familia, ni dinero, ni posición social, que toma la decisión de abandonar Inglaterra y viajar al continente, hasta la ciudad de Villette, para labrarse un futuro. Terminará trabajando como profesora de inglés en un internado, dónde deberá amoldarse a las estrictas normas de la directora, madame Beck; soportar los caprichos de una de sus alumnas; lidiar con monsieur Paul Emanuel, profesor de literatura de fuerte temperamento y temido por todos en el internado; y enfrentarse al misterio de la fantasmal presencia de una monja que murió a causa de un amor prohibido.


Han pasado ya unos cuántos días desde que lo terminé, y siguen viniéndome a la cabeza momentos de la novela. Sin duda, me ha gustado mucho más que Jane Eyre. La historia está contada como quién echa la vista atrás y va rememorando su vida, guardándose en algunos momentos detalles con los que te sorprende más adelante. Los personajes son de una complejidad maravillosa, y Lucy especialmente me ha encantado.

31 agosto 2017

Cuentos de mi infancia: Los cuentos populares rusos

Hace dos semanas, aprovechando que estoy de vacaciones y tengo más tiempo, me dediqué a ordenar mis libros, y a irme deshaciendo de aquellos que no me gustan. He sacado libros de los lugares más insólitos. Dónde debería haber ropa, había libros, y libros... no sé si a alguien más le suena esto, jajaja. Tras remover todo, salió de las profundidades del abismo un libro que no veía desde hace siglos, y que me encanta: Los cuentos populares rusos, de Aleksandr Afanasiev.


Aleksandr Afanasiev nació en 1826, y fue un importante folclorista ruso que siguió el ejemplo de los hermanos Grimm, y recorrió Rusia, recopilando numerosas leyendas y fábulas que se transmitían de forma oral en las aldeas. Esta obra consta de 680 cuentos, reunidos en 8 volúmenes.

Obviamente, mi edición es muy sencilla, formada solo por 12 cuentos, pero que tienen un imaginario increíble. Creo haberlo comentado en más de un sitio, pero de pequeña no me gustaba leer, al menos libros. Aprendí a leer con Mortadelo y Filemón, Superlópez... pero libros infantiles, creo que puedo contar con los dedos de una mano los que leí voluntariamente. En el colegio solíamos leer libros en alto, por turnos (recuerdo uno que se llamaba Bea la anguila), pero en casa, de forma voluntaria, pufff... no quería. Sin embargo, este de cuentos me encantaba. También es cierto que tiene bonitos dibujos, y eso para mí era vital. Pero el detalle está en lo inquietante que eran algunos dibujos. Y algunas de las historias no se quedaban atrás. Supongo que me lo compraron con 7 u 8 años, y debe ser de los primeros contactos que tuve con el terror, porque sí, hay algunos relatos que realmente dan miedo, aún siendo cuentos infantiles. Me producían miedo, pero disfrutaba de esa sensación, y me deleitaba con esas ilustraciones tan siniestras.


Brujas y hechiceros, madrastras maltratadoras, muñecas que hablan, gigantes... cada cuento te sumergía en una aventura increíble.

El primer cuento se llama La bruja y la hermana del Sol, y nos relata cómo el zarevich Iván consigue huir de su hermana menor, que es una bruja. He leído este fragmento ahora, y te pone los pelillos como escarpias:
El zarevich se sentó en un sillón y se puso a tocar el arpa. Cuando estaba tocando, salió de su cueva un ratoncito y le dijo con voz humana:
- ¡Sálvate, zarevich! ¡Huye a todo correr! Tu hermana está afilándose los dientes para comerte.

¡Pero cómo no me iba a gustar este libro, si es maravilloso! Me imaginaba a la hermana afilándose la dentadura en la piedra de afilar cuchillos de un carnicero, jajaja...


La bruja Baba-Yaga nos cuenta la historia de una muchacha que tiene una madrastra muy malvada, y para deshacerse de su hijastra se le ocurre enviarla a hacer un recado a casa de su hermana, que no es otra que la bruja, que por supuesto, quiere comérsela. Es una tensión leer cómo huye la protagonista. Mucho canibalismo, como estáis viendo. Ojito al detalle de la ilustración, que me di cuenta el otro día, y dije "Olé". La decoración de la casa de Baba-Yaga no tiene desperdicio. Saturno devorando a sus hijos, de Goya, con un precioso marco de fémures y tibias. Pero cómo no me iban a hipnotizar los dibujos de niña.

 


Más Baba-Yaga, que me ha gustado.

Otro cuento del que aún recuerdo muchos detalles es El corredor veloz. Un muchacho recibirá el don de transformarse en ciervo, liebre y pájaro, y gracias a esto, será capaz de cumplir una importante misión.


El Rey del Frío, Basilisa la Hermosa, La niña lista... En algunos de estos cuentos hay personajes muy malvados, y situaciones realmente crudas, y me llama la atención, en el sentido de que tengo la sensación que hoy en día se les da cosas muy descafeinadas a los niños. No sé si es bueno o malo, pero es una sensación mía. Quién sea padre lo sabrá mejor.

La semana pasada iba a visitar a una pareja de amigos que tienen una niña de 5 años. La niña es fan de Spiderman, Starwars, le gustan los monstruos y los dragones, y le encanta ver a su padre jugar videojuegos de fantasía medieval. Odia las princesas, así tal cuál. Decidí comprar un detalle para la peque. ¿Qué le compro? Se me ocurrió buscar algún libro que tuviese bonitas ilustraciones, de monstruos o brujas, o estos mismos cuentos rusos ilustrados, pero en edición buena. Lo más parecido que encontré fue el libro de Pesadilla antes de Navidad, y la edición no me convencía. Al final le compré ropa.

Bueno, que me disperso. A lo que iba es a que estos cuentos los leí de muy pequeña, y son una maravilla. Aunque algunos sean un tanto crueles y espeluznantes, también enseñan importantes lecciones. Y desbordan fantasía y aventuras, que al fin y al cabo es lo que le gusta a un niño.

He mirado por internet, y he visto un par de ediciones de los cuentos (¿Por qué no los encontré el otro día?):

  • Basilisa la Bella y otros cuentos populares rusos (editorial Reina de Cordelia)
  • El pájaro de fuego y otros cuentos populares rusos (Alianza Editorial)



Muy recomendables, tanto para grandes como para niños.

Hasta la próxima misión.


30 agosto 2017

Mi selección para #LeoAutorasOct

Hace pocos días he visto en redes sociales que se convocaba la segunda edición de #LeoAutorasOct. Coincidiendo con el mes en el que se celebra el Día de las Escritoras, que este año cae en 16 de octubre, esta iniciativa intenta visibilizar y reivindicar la literatura escrita por mujeres. Según vi la convocatoria, y antes de darme cuenta, ya tenía claro qué libros iban a caer. El año pasado no me enteré, porque no soy demasiado constante por las redes. De hecho me enteré, muy entrado ya octubre, de una lectura conjunta de El castillo ambulante, de Diana Wynne Jones, libro que me apetecía leer hacía tiempo, y me dió penilla no haberme apuntado.



#LeoAutorasOct consiste en leer solo autoras a lo largo de todo el mes de octubre. Da igual el género literario, si es novela, relato o cómic. Pero que sea obra de una mujer, y compartirlo con los demás para darles visibilidad, ya sea a través de las redes, de blog o videoblog, o recomendando a los amigos. Los responsables de esta iniciativa han habilitado una web con información, y recomiendo mucho la pestaña de Iniciativas pro-autoras porque vienen recursos interesantes: clubs de lectura, la Biblioteca de Mujeres, webs de literatura escrita por mujeres, etc. Aquí os dejo la dirección de la web de LeoAutorasOct.


En cuánto a los libros que he elegido para octubre, mi lista es breve. No soy rápida leyendo, y no quiero presionarme con una torre de libros. Quién haya entrado en mi espacio de Goodreads, a lo mejor ha visto mi lema "Leo despacio, no me metáis bulla". Sobre todo quiero disfrutar con lo que tenga entre manos, así que elegí solo dos libros, aunque luego he añadido un tercero. Y como la cabra tira al monte, y a mí me gusta mucho el misterio y el terror, pues eso es lo que vais a encontrar en mi selección.

Esta es mi lista de libros:

  • Siete cuentos góticos, de Karen Blixen (Isak Dinesen). No he leído nada de ella, y creo que se la conoce más por su novela Memorias de África. Supe más de su obra gracias al podcast Todo tranquilo en Dunwich, y a parte de la mención que hacían de estos relatos, hablaron de otra obra suya titulada Ehrengard, que pintaba muy bien. 

    Creo que debo contar cómo llegó este libro a mis manos. La semana pasada decidí acercarme a una librería de segunda mano, a un Re-Read, y deshacerme de unos cuántos libros que no me gustaban, y que me comían demasiado espacio vital. El caso es que tras dejar los libros, me di una vuelta por los estantes solo "por cotillear" (sí, sí, y tú te lo crees, que ibas a la caza y captura de más material). ¿Y qué me encontré? Pues a parte de un estante lleno de libros de Dean R. Koontz, autor que me encantaba de adolescente y que hace siglos no veo ni en sueños, encontré estos relatos, que en un principio no sabía de qué me sonaban, hasta que me acordé de su mención en ese podcast, y que hablaban muy bien de ellos. En resumen: que me fui otra vez cargada de libros. Un día después vi en redes la convocatoria de octubre, y no dudé un segundo en elegirlo.
  • Relatos de fantasmas, de Edith Wharton. Al igual que la anterior, tampoco he leído nada de ella. Espero que sean escalofriantes, que me gusta pasarlo mal, jejeje...
  • Laura, de Vera Caspary. Un poco de novela negra. La adaptación cinematográfica de este libro me encanta. Una mujer joven, Laura, aparece asesinada en su casa, y el detective que se pone al frente del caso va reconstruyendo poco a poco su vida, y los motivos para tan horrible crimen. Este libro lo añadí después, y todo dependerá del ritmo que lleve con los otros dos. Porque tenía pensado hacer otra cosa, aunque veré por dónde se me cruza el cable.

Tenía pensado leer los dos primeros libros, y luego echar mano de los distintos recopilatorios que tengo de cuentos, y leerme los escritos por autoras. Muchos de esos cuentos los leí hace años, y ya ni me acuerdo, y sería una forma de refrescarlos. Algunos que me vienen a la cabeza son Luella Miller (Mary E. Wilkins Freeman), La resucitada (Emilia Pardo Bazán), Roja como la sangre (Tanith Lee), La historia de la anciana niñera (Elizabeth Gaskell)... Por si no ha quedado claro, me gusta muchísimo el relato corto, jajaja...

(Editado a 31/08/2017) Y como soy un desastre, me había olvidado de añadir mi lectura manga. ¡Yo, olvidándome de los mangas, que me dan la vida! Pues aquí va:

  • ¿Quién es el 11º pasajero?, de Moto Hagio. Clásico del manga de ciencia ficción mezclado con shojo, de una autora que se salió del molde, y demostró que a las chicas nos pueden gustar muchos más géneros, y no sólo el romance. Lo tengo hace un tiempo, pero siempre terminaba por colar otras cosas antes. Pues de este mes no pasa.

Y poco más que añadir. Que espero terminar de leer antes de octubre el tochal de It, de Stephen King, que lo acabo de empezar y tiene 1500 páginas. ¡Válgame! Ainnnssss... si es que me gusta pasarlo mal.

Hasta la próxima misión.


16 julio 2017

Novela: Los casos del detective Kogoro Akechi

Mi primer contacto con la obra de Edogawa Rampo fue a través de las adaptaciones a manga que realizó Suehiro Maruo de dos de sus historias: El extraño caso de la isla Panorama, y la perturbadora La oruga. Es por ello que asociaba a este autor al género del ero-guro (erotismo grotesco). Pero con el libro que traigo hoy he conocido su vertiente más detectivesca, y me ha entretenido un montón. Cierto es que no puedo valorar si es un gran autor de género negro y policíaco puesto que se trata de un género del que apenas he leído (algo de Agatha Christie, y alguna cosa más), pero me resulta llamativo leer unos relatos de suspense en un contexto que no sea el típico anglosajón.


Los casos del detective Kogoro Akechi (1924-1926)
Autor: Edogawa Rampo
Editorial Satori
Traducción: Rumi Sato
Género: detectivesco, misterio
Otras obras: El extraño caso de la isla Panorama; La oruga; El infierno de los espejos; Un amor inhumano...

Edogawa Rampo (1894-1965), cuyo nombre real era Hirai Taro, fue un prolífico autor de relatos y novelas de género negro, y una importante figura del ero-guro. A parte de escritor, también fue crítico literario, y se dedicó a la promoción de la novela negra en su país, propiciando la creación de la Asociación de Escritores de Misterio de Japón.

Este libro contiene tres de los primeros relatos que escribió de su popular detective. Inspirado por otros detectives literarios, como Dupin de Edgar Allan Poe, o Sherlock Holmes de Conan Doyle, creó un personaje que terminaría alcanzando gran popularidad, no sólo por su vertiente literaria, si no también por sus adaptaciones o inspiración en cine y manga-anime. El detective Akechi posee una mente brillante, pero es un tanto excéntrico en ocasiones. En los dos primeros relatos se involucra en los casos por pura curiosidad, no porque haya sido contratado. Le gusta ponerse a prueba, e intentar resolver los misterios a los que la policía no ha conseguido dar respuesta. Aún así, lo hace como un aficionado a la resolución de crímenes. En el tercer relato sí que empieza a actuar como un detective más profesional, puesto que se involucra en el caso por petición de una dama. 

Los relatos incluidos en este libro, sin extenderme para no desvelar nada, son los siguientes:

  • El asesinato de la cuesta D (1924). Kogoro Akechi y un amigo encuentran en la trastienda de una librería el cadáver de la esposa del librero.
  • El fantasma (1925). Un empresario sufre el acoso del fantasma de su peor enemigo.
  • Pulgarcito (1926). Una mujer de familia acomodada solicita a Kogoro Akechi que investigue la desaparición de su hijastra. Al mismo tiempo, un siniestro enano de gustos macabros trama una venganza. Es el relato más extenso.


Rampo planeando maldades.
Tienen cierto toque pulp, con crímenes salpicados por los deseos más primarios de los implicados. Las historias suelen estar narradas desde el punto de vista de distintos personajes, ya sean amigos de Akechi, o personas relacionadas con el caso. Normalmente Akechi aparece para interrogar, recoger pistas o dar la solución al enigma, pero nunca sabemos cómo se siente o qué piensa en primera persona. Es por ello que el detective me ha parecido un tipo bastante frío y perfecto, mientras que simpatizaba más con sus amigos, ya que es a través de sus ojos como voy conociendo la trama.

En el relato Pulgarcito conocemos a Monzo Kobayashi, amigo de Akechi. Con Kobayashi llegamos a conocer un poco el ambiente nocturno de Tokio, a través de sus morbosas incursiones por el parque de Asakusa, donde descubrimos cómo hombres de entre treinta y cuarenta años mantienen encuentros homosexuales, cómo viven los vagabundos que allí se cobijan, o cómo policías de paisano realizan alguna que otra detención. Es el que demuestra mayores flaquezas en algunos momentos, llevado por la pasión, pero también mayor honradez, ya que desea ayudar y solucionar el crimen. Creo que las historias me han gustado más por sus personajes secundarios que por el propio Akechi, que me llega a resultar demasiado brillante.

Son unas historias entretenidas, con algún giro que te sorprende, y para alguien que no esté muy curtido en el género negro o detectivesco, como yo, creo que puede ser una lectura muy amena para pasar una lánguida tarde veraniega.

Hasta la próxima misión.


26 junio 2017

Unas letras desde los tórridos madriles...

Aunque me proponga ser constante con el blog, siempre se desmadra un poco, y se pasan las semanas sin que escriba nada. Hace dos semanas comencé a escribir una nueva entrada, y ya fuese por el cansancio acumulado, o por el sofocante calor que me fue reblandeciendo el cerebro, se quedó a medias. De hecho, sigue a medias, maldita sea (nota mental: termina de escribir el post de Carnacki, el cazador de fantasmas).



Bueno, a lo que iba. Que esta época del año es horrible para mí. Encender el ordenador es un dolor por las temperaturas infernales que alcanza mi habitación. Y este verano lo tengo complicado por motivos de trabajo, así que he decidido hacer una entrada resumiendo aquellas cosas que he leído últimamente, y que me han gustado.

Empiezo por las novelas:



1 - La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne. Esta fue la novela elegida por el Club Pickwick como lectura de los meses de mayo y junio. El tema del puritanismo religioso y los despropósitos a los que dió lugar siempre ha sido algo que me ha llamado mucho la atención, así que me apunté. Ambientada en la Nueva Inglaterra del siglo XVII, nos narra la historia de Hester Prynne, una mujer que es señalada por cometer adulterio, y traer al mundo una hija fruto de ese pecado. Tenemos tres personajes principales, cuatro incluyendo a la niña, y la novela se centra mucho en los pensamientos internos de los protagonistas. A mí me gustó bastante sobre todo por la atmósfera, que en algunos momentos llega a parecer casi fantástica, y por el contraste entre Hester, que vive apartada del resto del pueblo, y tiene más libertad para pensar y sacar sus propias conclusiones, y el resto de personajes, que viven muy encorsetados por una serie de normas morales muy rígidas, sin plantearse siquiera que determinadas cosas puedan ser una aberración.

2 - 1Q84, de Haruki Murakami. Me llamaba la atención esta historia cuando me enteré que trataba de mundos paralelos, y un amigo me prestó los libros. Y aunque me han entretenido y divertido, reconozco que esperaba otra cosa. Murakami crea unos personajes muy interesantes (y rarunos), y como es habitual en él (o al menos, en los 4 o 5 libros que he leído de él), hay muchas referencias musicales, cocina, revolcones... pero la parte más fantástica, que es lo que más me interesaba, me supo a poco, o al menos, me quedé con las ganas de saber más acerca de unas curiosas entidades que aparecen. Aún así, me agrada ese universo tan particular que crea el autor.

3 - Los casos del detective Kogoro Akechi, de Edogawa Rampo. El libro tiene tres de los primeros casos de este detective amateur. Ambientados en los años 20 del siglo pasado, Akechi se dedica a investigar casos de asesinato, algunos bastante truculentos. Tienen un punto pulp, pero a la japonesa, ya que hay violencia, personajes depravados, detalles truculentos... incluso en uno de los relatos detalla la vida nocturna, donde vendedores de fotografías porno te asaltan para mostrarte su mercancía, u hombres treintañeros y cuarentones de aspecto vicioso buscan encuentros homosexuales en la oscuridad de los parques. Me chocó que escribiese con tanta libertad sobre determinados temas en aquellos años. Aún así, años después, Rampo sufrió la censura, y al parecer tuvo que darle un carácter más intachable a su detective. Me parece una lectura muy entretenida y ligera para esta época veraniega.

4 - Una ciudad asediada, de Margaret Oliphant. Llevaba mucho tiempo queriendo leer este libro desde que oí hablar de él por primera vez en el podcast de Todo tranquilo en Dunwich. De momento sólo llevo 30 páginas, pero me está pintando muy bien. Yo con leer en la sinopsis que es el "antecedente de una zombie movie moderna" ya me ha ganado, jajaja...



En cuánto a mangas, lo que he leído en los últimos tiempos es a Junjji Ito. Estoy a medias con dos de sus series, Tomie y Las caprichosas maldiciones de Sôichi, ambos de la editorial ECC.

1 - Tomie. De momento se han publicado 2 tomos (creo que son tres en total). Se trata de un conjunto de relatos cortos cuyo nexo en común es Tomie, una extraña muchacha que muere de forma violenta, pero siempre vuelve a la vida. Reconozco que al principio no iba a leer esta historia, porque me resultaba un tanto perturbadora. Pero al final me rendí, y caí en las garras de Tomie. Me genera todo tipo de sentimientos: momentos de incomodidad, a veces risa, estupefacción... desde luego no es para todos los paladares. No puedo decir que me guste, pero tampoco me disgusta. Cuando la haya leído al completo, ya veré qué opinión saco.

2 - Las caprichosas maldiciones de Sôichi. Un crío de unos 10 u 11 años, bastante creepy, se dedica a hacer todo tipo de perrerías, tanto a su familia como a sus compañeros de colegio. Mucho humor negro, mala baba, y clavos, muchos clavos. Por el momento sólo se ha publicado el primer tomo. Para quién tenga un sentido del humor un tanto retorcido, estas historias son una diversión asegurada.




Esto es todo lo que he leído en los meses de mayo y junio. En julio escribiré la cuarta entrada para #AdoptaUnaAutora, hablando de mi Dorothy M. Johnson. Espero equivocarme y que pueda hacer entradas de forma más regular, pero bueno, me gusta avisar.

Pasad un feliz verano, mucho cuidado en las carreteras, y nada de abandonar a las mascotas, o la maldición de la cabra loca os perseguirá hasta el fin de los días.

Hasta la próxima misión.

29 mayo 2017

¿Qué libro leo?

Esta entrada va a ser un poco extraña, porque me ha dado por divagar a raíz de un video que vi el otro día. Sonema Books, en su canal de libros, hacía una pequeña reflexión sobre cómo escoge sus lecturas últimamente, y cómo le ha influido Booktube. Os dejo aquí el enlace del video porque es bastante interesante lo que comenta.

En mi caso, lo que más suelo leer son géneros de terror, ciencia-ficción o fantasía, pero entre ellos suelo intercalar libros de otros géneros, para desengrasar, por así decirlo. He tenido rachas en las que he encadenado varios libros de terror, y la cabeza me pedía a gritos romper con eso una temporada.

Y la cuestión es, ¿me han influido Booktube o los blogs literarios a la hora de seleccionar qué libro leo? Pues no sabría qué responder. En parte sí, en el sentido en que hay libros que sabía de su existencia, pero nunca les había prestado atención, y a través de la opinión de un blogger o booktuber, a lo mejor descubro que me interesa. Por supuesto, también descubro cosas nuevas. Pero tampoco me dejo llevar por la agonía de "lo necesito como el aire" (me hace gracia la pasión de la gente en las redes, lo siento). Ni siquiera hago una wishlist, o lista de pendientes como la de Goodreads, ni nada por el estilo. Normalmente me apunto algunos en un post-it, o el autor, y dado lo ordenada... cof cof... que soy, suele terminar traspapelado en los lugares más inverosímiles. Al final, mi cerebro sirve de filtro y termina quedando en él retenido lo que sí deseo de verdad.


Cuando voy a una librería, no siempre voy buscando algo concreto. A lo mejor llevo en mente un libro, pero aún así, me tiro un par de horas mirando estanterías. Obviamente, lo hago en fin de semana, y voy sola, porque a ver quién es el guapo que va con una cansina como yo. Usando mi "gran criterio" a la hora de elegir (¡qué portada tan chula!), y lo que cuente la sinopsis, ha habido de todo. Desde putruños formato familiar, pasando por historias muy entretenidas, y llegando a auténticos descubrimientos que se han convertido en mis libros favoritos. Por ejemplo, una de esas joyas que encontré hace unos meses fue La guerra de las salamandras, de Karel Čapek, del que ya hablé en una entrada (ver aquí). No conocía ni el libro ni el autor, pero se ha convertido en una de las mejores lecturas de los últimos meses.



Voy a contar una anécdota de mi época de adolescente, allá a finales del siglo XX (viejunaaaa). De pequeña prácticamente no leía libros, solo tebeos. Como mucho, algún libro que me obligasen en el colegio. Ya en el instituto, empecé a leer a Stephen King. No sé si fue un libro prestado, de la biblioteca, no lo recuerdo, pero me gustó. Ahí me entró el gusanillo por el terror. Decidí leer clásicos como Drácula, o Frankenstein. Tenía 14-15 años, y en aquellos tiempos no había internet tal cuál tenemos ahora, por lo que no podías realizar consultas con la sencillez con la que las hacemos hoy en día. Te dejabas orientar por el dependiente de la librería de barrio, y punto. Me acerqué a una librería cercana a casa, y le pregunté al dependiente si tenían Drácula. Os dejo una dramatización de cómo fue la cosa:

- Buenos días, ¿tenéis Drácula, de Bram Stoker?- dijo la Pequeña Recluta, que por aquella época pasaba por su etapa oscura (camisetas negras, pelo teñido de negro con reflejos azules, tez pálida cual cadáver,  no tanto por maquillaje, si no por pura anemia).
- No, no lo tenemos- respondió secamente el dependiente, sin siquiera sugerir que podían encargarlo, que suele ser lo habitual, más tratándose de un clasicazo.
- Ohh, vaya...- decepción total en la Pequeña Recluta. - ¿Y no tienes algo de terror?- el mono por lo siniestro era más fuerte que cualquier cosa.
- Ummm... pues... nos ha llegado algo que puede que te guste- el dependiente se dio la vuelta, y sacó de un estante una novela que dejó sobre el mostrador. La casa de los espíritus, de Isabel Allende.
- Ahhh... ¿Y es de miedo?- preguntó la pardilla ingenua Pequeña Recluta.
- Sí, sí. De hecho, ya se lo ha llevado algún cliente más, y muy bien.
- ¿Sí? Pues me lo llevo- dijo ella con gran satisfacción creyendo que se llevaba una novela de casas encantadas.

Descubrí que me había tomado el pelo cuando llevaba medio libro. Hace veinte años o más, Isabel Allende creo que no era tan conocida por aquí, y menos para una cría como era yo. Ahora me río, pero en su momento me supo a cuerno quemado. Que sí, que leí una novela buenísima, pero no era eso lo que yo buscaba. Hace años apenas había dónde buscar información, y hoy en día con un solo click, la tienes toda. De hecho, tanta información, que a veces nos perdemos entre tanto donde elegir, nos dejamos arrastrar un poco por lo que ves que leen los demás, y vamos perdiendo el indagar por nosotros mismos. Que nos podemos pegar un castañazo escogiendo algo que desconocemos, pero cuando das con una joyita, la sensación es increíble, por que lo descubres tú, sin un análisis previo ni disección de nadie.


Después de tanta parrafada, ¿a qué conclusiones he llegado? Pues a pocas, jajaja... pero esto es cosa de cada uno. Quién disfrute escarbando en las estanterías buscando tesoros, perfecto. Quien quiera ir más sobre seguro, y se fíe de las recomendaciones de algún booktuber/blogger porque tiene gustos parecidos a los tuyos, también perfecto. En la actualidad tenemos unas herramientas y una tecnología que nos permite tener tal cantidad de información que de jovencilla no hubiera ni imaginado. La cosa está en saberlas utilizar de la forma adecuada, sin que lleguen a controlar nuestra forma de actuar y de pensar.


¿Y vosotros qué pensáis de todo este caos que he soltado aquí?

De hecho, acabo de recordar que hace un par de semanas, yendo al trabajo, justo a la salida del metro, había una mujer con un montón de libros viejos dispuestos sobre una sabana. Con el culo prieto para no llegar tarde, pero me paré en seco al ver en una portada Daphne du Maurier. Cogí el libro. Los amantes malditos. En mi vida había oído hablar de él. ¡Pero es la autora de Rebeca! Llegué al trabajo tan contenta con un libro que no sé ni de qué va, jajaja... Así soy yo, qué le voy a hacer.







Hasta la próxima misión.

15 mayo 2017

El árbol del ahorcado y otros relatos de la Frontera

Vuelvo a viajar al oeste para enfrentarme a forajidos, buscar oro, o cabalgar a través de la llanura, pero siempre en la buena compañía de Dorothy M. Johnson. Tercera entrega para el proyecto Adopta una autora, y hoy traigo otro recopilatorio de relatos (y por desgracia, lo último que voy a poder traer en castellano).

En la anterior entrada dedicada a Indian country, la mayoría de historias se centraban en la complicada relación entre indios y blancos. En el volumen que voy a tratar hoy predominan los forajidos, aventureros, buscadores de oro... pero siempre en el contexto histórico del siglo XIX, en Montana. La ruta Bozeman fue muy importante durante la fiebre del oro, y muchísimas personas se aventuraban viajando a Montana en busca de fortuna. De hecho, el relato que da título al libro transcurre en un campamento minero.


El árbol del ahorcado y otros relatos de la Frontera (1957)
Autora: Dorothy M. Johnson
Editorial Valdemar, colección Frontera
Traducción: Gonzalo Quesada
Género: western, drama, histórico.
Otras obras: Indian country; Buffalo woman; Some went west; When you and I were young, Whitefish...

El árbol del ahorcado y otros relatos... fue publicado originalmente en 1957 por la editorial Ballantine Books, y contiene diez historias que fueron publicadas, en su mayoría, en revistas entre los años 1954 a 1957, a excepción de La squaw de la manta, que pertenece a 1942. Sin duda, el más destacado es El árbol del ahorcado, tanto por su mayor extensión, que podría equipararlo a una novela corta, como por su adaptación cinematográfica, que además es una de mis películas favoritas de género western.

He de comentar que las historias que más me han gustado son varias que están protagonizadas por niños. Algunos de ellos, ya adultos, rememoran determinado momento en su infancia que, debido a una serie de circunstancias, les dio una lección de vida. Ya fuese como protagonistas de los hechos, o como espectadores aventajados.

09 abril 2017

Manga: Undercurrent


Undercurrent es un manga que adquirí al poco de ser publicado por la editorial Milky Way, hace más de un año, pero entre unas cosas y otras, aún no lo había traído al blog. Y como desde finales del año pasado no había escrito ninguna entrada de manga, creo que es un buen momento para traerlo. Undercurrent, de Tetsuya Toyoda, tiene una de esas historias que me resultan perfectas para "desengrasar", como digo yo, y coger un poco de oxígeno entre mis lecturas habituales de terror y ciencia-ficción. Ha sido como un bálsamo para desconectar de mi rutina.


Undercurrent (アンダーカレント) (2004)
Tomo único
Autor: Tetsuya Toyoda
Editorial Milky Way
Traducción: Marc Bernabé (Daruma Serveis Lingüistics)
Género: costumbrista, drama

Kanae Sekiguchi decide reabrir el sentô (baños públicos) que regentaba junto con su marido hasta que este desapareció sin dejar rastro. A parte de esta circunstancia, la vida transcurre sin grandes sobresaltos, con la rutina del trabajo que comparte junto a la señora Kijima. Tras esa fachada de fortaleza que aparenta ante los demás, Kanae sufre por no saber qué le ha pasado a su marido, o si simplemente él la abandonó sin una explicación. Con la ayuda de un nuevo empleado que entra en los baños, y el apoyo de su entorno, Kanae conseguirá seguir adelante.


Esta historia, aún narrando una situación complicada, no se regodea en el drama, y fluye tranquilamente, salpicada de momentos que te sacan una sonrisa. Te narra el día a día en esos baños públicos, y las pequeñas historias que se entrecruzan entre los distintos personajes que acuden allí: la amiga de su época de estudiante que le ofrece ayuda para buscar al marido, un anciano que no para de merodear por el recinto, la pequeña Miyu que acude a diario mientras su madre trabaja casi todo el día para mantenerla...

27 marzo 2017

La Pequeña Recluta se hace Grumete

Llevo tiempo dándole vueltas a una idea, pero no terminaba de decidirme por tener varios frentes abiertos en el blog (la iniciativa de AdoptaUnaAutora, los relatos de Cordwainer Smith, el pequeño espacio dedicado al cine clásico de ciencia-ficción y fantasía). Finalmente me he decidido, y voy a dedicar un espacio a un autor que me tiene fascinada, y solo he leído de momento tres de sus libros.


Se trata de William Hope Hodgson (1877-1918). Fue un autor inglés que destacó sobre todo por sus relatos y novelas de género de horror, fantasía y ciencia-ficción. Lo conocí hace un par de años con su novela La casa en el confín de la Tierra (1908), y quedé fascinada. Aquello era horror cósmico en estado puro. De hecho, H. P. Lovecraft admiraba esta novela, y estoy segura que para crear sus dioses primigenios tomó más de un apunte de ella.

Por otro lado, la mayor parte de su obra está relacionada con el mar. En su juventud, cuando contaba tan solo 13 años, se escapó de su casa con la intención de hacerse marino. Lo pillaron y fue llevado de vuelta al hogar, pero finalmente consiguió el permiso de su padre, y pudo enrolarse como grumete. Pasó ocho años en el mar, formándose como marino, pero terminó abandonando. Las condiciones de trabajo eran durísimas, y para colmo, sufrió las humillaciones y burlas de sus propios compañeros, con lo que terminó por detestar esa vida. Aún así, aquella experiencia le sirvió como inspiración para crear una enorme cantidad de historias de aventuras y misterio ambientados en el mar, con barcos fantasma, terribles criaturas marinas, y otros peligros desconocidos. Tras leer algunos de sus relatos, como La nave abandonada y otros relatos de horror en el mar, he descubierto que me encantan las historias de barcos y sus misterios, y disfruto muchísimo con las atmósferas que crea, terribles y opresivas.

En la torre libresca falta el recopilatorio de Carnacki, el cazador de fantasmas.
Tengo la mitad de los libros repartidos entre mi casa y la de mis padres.
¡Qué descontrol!


También es el padre de un curioso detective de lo sobrenatural, Carnacki, el cazador de fantasmas. A lo largo de varias historias, Carnacki intenta encontrar una solución a una serie de casos extraños, ya sea una explicación racional o sobrenatural. Para llevar a cabo sus investigaciones hará uso de la tecnología con la que cuenta en el momento, y de ciertos conocimientos ocultistas.

Voy a embarcar, y yo sin saber nadar.

De momento, solo he leído tres de sus libros, y de uno de ellos ya hice entrada en el blog. Tengo pensado a lo largo de este año y el que viene (se cumple el centenario de su muerte), ir trayendo poco a poco sus libros y curiosidades sobre el autor (por ejemplo, leí algo de un enfrentamiento entre Hodgson y Houdini, el mago, y tengo que empaparme de eso, jajaja...).

La mayor parte de su obra está actualmente publicada por la editorial Valdemar, siendo la última en llegar El reino de la noche, que tiene una pinta acojonante, para qué decir otra cosa. Respecto a esta novela, yo la adquirí en la edición de Hermida Editores, y pocos meses más tarde, Valdemar la publicó con una nueva traducción. A raíz de esto, me enteré que la versión que tengo yo tiene partes censuradas, porque es una traducción antigua. Valdemar, por lo que indican en su web (link aquí), publica el texto completo. Os lo comento para que estéis sobre aviso de una y otra versión, y no os pase como a mí, más tratándose de un autor que me apasiona.



Espero que os animéis a embarcar en esta nueva sección, y encontréis en ella nuevas y terroríficas historias para disfrutar como enanos. De momento, os dejo el enlace de la entrada que hice de La casa en el confín de la tierra (link). Si os gusta Lovecraft, estoy segura que esta novela os va a gustar.

"Las montañas rebosaban de seres extraños: Dioses-Bestias, Horrores tan atroces y deformes que la cordura y la decencia se niegan a todo intento de descripción. Yo... me sentí invadido de un horror, una náusea y una repugnancia insoportables; sin embargo, a pesar de todo, estaba absolutamente maravillado."

Hasta la próxima misión.

19 marzo 2017

Novela: La guerra de las salamandras


Esta novela ha sido una de esas gratas sorpresas que me encuentro de vez en cuando sin esperarlo. No conocía el título, ni a su autor. Uno de esos días que te pasas por la librería buscando algo en concreto, y al final sales sin lo que buscas, pero llevándote otro libro un poco cogido por azar, y como suele ser costumbre en mí, porque me atrae la portada ("Ostras, un lagarto gigante a punto de aplastar un transatlántico, jejeje... qué cosa más loca. Me lo llevo").

La guerra de las salamandras (Válka s mloky - 1936)
Autor: Karel Čapek
Editorial Gigamesh
Traducción: Anna Falbrová
Género: ciencia-ficción, humor, crítica
Otras obras: R.U.R., La fábrica de absoluto...

Las salamandras son unos animales pacíficos cuyas habilidades cautivan a una humanidad que cabalga a lomos del progreso tecnológico desbocado del periodo de entreguerras. La industria es la primera en aprovechar su enorme potencial; poco después, los gobiernos europeos las utilizan para impulsar el comercio, ganar territorio al mar y modernizar los ejércitos. Se les suministran herramientas, conocimientos, armas y un futuro del que ellas tomarán las riendas.

Desde el principio, la novela tiene bastantes toques de humor y momentos surrealistas, pero según avanza la historia vas viendo que bajo esa capa de comedia fluye algo muy real, una mordaz crítica que se hace cada vez más evidente, y cuyo mensaje es muy crudo y desesperanzador. Todo ello sin perder ese fino sentido del humor. Hay momentos que te encuentras riéndote por lo delirante de determinadas escenas, hasta que lo piensas fríamente y eres consciente de que son situaciones que de un modo u otro han sucedido.

04 marzo 2017

Indian country

En la primera entrada que realicé para la iniciativa AdoptaUnaAutora hice una pequeña presentación de Dorothy M. Johnson, y mencioné algunas de sus obras. Para esta segunda entrada me voy a centrar en uno de sus recopilatorios, Indian country. Con este título se inició la colección Frontera, con la que la editorial Valdemar pretende crear un catálogo de género western de gran calidad, y que se deseche ese prejuicio que se tiene en España hacia un género que tiene tanto valor literario como cualquier otro.

Indian country (1953)
Autor: Dorothy M. Johnson
Editorial Valdemar, colección Frontera
Traducción: José Menéndez-Manjón
Género: western, drama, histórico, aventura
Otras obras: El árbol del ahorcado; Buffalo woman; Some went west; When you and I were young, Whitefish...

Indian country fue publicado originalmente en 1953 por la editorial Ballantine Books, y contiene once relatos. Este volumen sería conocido más tarde en Estados Unidos por el título del relato más famoso, A man called Horse, pero la edición que nos llega a España mantiene su título original.

La mayor parte de los relatos que aparecen en este volumen se centran en la conflictiva relación entre blancos e indios. Un detalle a tener en cuenta en estas historias es la importancia de la mujer. Cuando se piensa en un western, en seguida te vienen a la cabeza vaqueros, sheriffs persiguiendo a forajidos... como si aquello fuera un coto solo para machos muy machos. Sin embargo, en estas historias tenemos protagonistas femeninas, mujeres que aún encontrándose en situaciones terribles, son capaces de actuar con gran aplomo. Incluso cuando el protagonista del relato es un hombre, hay personajes secundarios femeninos que tienen gran relevancia, no son meros adornos. Johnson quería darles voz a todas esas mujeres, ya fuesen pioneras o nativas, y así lo hizo.

18 febrero 2017

Clásicos CIFI: ¿Qué sucedió entonces? (1967)



Para esta tercera entrega de clásicos, traigo una película de la productora Hammer. Aunque se la conoce más por sus producciones de terror, dentro de la ciencia ficción destaca su saga del Dr. Quatermass: El experimento del Dr. Quatermass (1955), Quatermass II (1957), y ¿Qué sucedió entonces? (1967).


Un aplauso para el titulador oficial de España. ¡Qué grande!
Esta entrada, aunque resulte un poco extraño, la voy a dedicar a la más reciente, ya que es mi favorita y la que he visto más veces. No descarto que las otras dos aparezcan más adelante, pero mi corazoncito necesita hablar de esta primero. Ello no resulta ningún problema ya que los argumentos son independientes.

Al revisionar la película he recordado detalles, y buscando información, me he dado cuenta de la riqueza de ideas que tiene. Eso sí, el que pone los títulos en castellano aquí ha hecho un alarde de imaginación, porque traducir Quatermass and the pit como ¿Qué sucedió entonces?, ejem... ni yo con un ciego de bolitas de alcanfor.




¿Qué sucedió entonces? (Quatermass and the pit). También conocida como Five million years to Earth.
Estreno: 1967 (Reino Unido). Color. 97 minutos.
Productora: Hammer
Director: Roy Ward Baker
Productor: Anthony Nelson Keys
Guión: Nigel Kneale, basado en una historia original suya.
Reparto: Andrew Keir, Barbara Shelley, James Donald, Julian Glover, Duncan Lamont, Bryan Marshall.

Londres. Durante unas ampliaciones en el metro, en la estación de Hobb's End, los obreros encuentran en el subsuelo unos restos óseos. Hasta allí se desplaza el doctor Mathew Roney (James Donald), junto con su equipo de arqueología, para investigar el hallazgo. Mientras están dando a conocer a la prensa el descubrimiento, junto a los restos aflora lo que parece ser la superficie metálica de una bomba, con lo que el yacimiento será acordonado por los militares, al mando del coronel Breen (Julian Glover). Acompañando a los militares se encuentra el Dr. Quatermass (Andrew Keir), un científico especialista en cohetes. Ante el disgusto del Dr. Roney por no poder continuar su trabajo, los militares van desenterrando el artefacto, que resulta tener más aspecto de nave que de bomba. Ambos científicos, con la ayuda de Barbara Judd (Barbara Shelley), asistente del Dr. Roney, van desentrañando poco a poco el origen de ese objeto, y lo van relacionando con una serie de antiguas leyendas de casas encantadas y poltergeist que salpican la zona de Hobb's Lane. Ante los datos que van recabando, las conclusiones a las que llegan son cada vez más inquietantes, puesto que podrían hacer tambalear el conocimiento que se tiene de la humanidad.

12 febrero 2017

Novela: El resplandor


Hacía muchos años que no leía nada de Stephen King. Creo recordar que lo último fue La cúpula, y lo leí al poco de publicarse, con lo cual ya ha llovido lo suyo... y nevado... y granizado. Por eso, a finales del año pasado decidí desenterrar de las profundidades de la librería Cementerio de animales, para releerlo, y ya cogido el gusto, decidí continuar con El resplandor, que le tenía ganas desde hace mucho tiempo. Así que me pasé la Navidad disfrutando de una terrorífica lectura, mientras superaba una de las peores gripes que recuerdo. Todo muy febril y horrible, jajaja...


El resplandor (The shining - 1977)
Autor: Stephen King
Editorial Debolsillo
Traducción: Marta I. Guastavino
Género: drama psicológico, terror
Otras obras: Cementerio de animales, El umbral de la noche, La cúpula, Ojos de fuego... y un larguíiisimo etcétera.

Danny es un niño de cinco años que posee un don llamado esplendor. Con él es capaz de percibir pensamientos o sentimientos ajenos, o conocer cosas que aún no han sucedido. Y sabe que algo malo les espera a él y a sus padres. Mientras tanto, su madre hace lo posible para mantener un matrimonio que hace aguas por todos lados, y su padre acepta un empleo como vigilante para cuidar de un hotel de lujo, el Overlook. Así es como la familia Torrance se traslada a las montañas de Colorado, para pasar el invierno aislados en un enorme hotel que guarda muchos y oscuros secretos en su interior.


Quién haya visto la adaptación cinematográfica de Stanley Kubrick, se dará cuenta que es básicamente la misma historia. Pero después de leerlo, lo primero que aprecias es que solo la mitad del libro aparece en la película. La novela desarrolla mucho más todo el drama familiar previo a la llegada al Overlook.

El desarrollo de los personajes me parece maravilloso. King despliega el alma de cada uno de ellos, para que conozcas su pasado, sus pensamientos, sentimientos y temores. Y sin duda, el que más me ha gustado cómo está desarrollado es Jack.

Primera edición, del año 1977, publicada
por Doubleday & Company.
Jack Torrance es profesor en un prestigioso colegio, y prometedor escritor, pero termina perdiendo su trabajo. Es por ello que acepta el empleo de vigilante. La evolución del personaje me parece perfecta, ya que se trata de un hombre que tiene en su interior rincones muy oscuros, y gran parte de la novela será una lucha consigo mismo. Parece que el problema principal es su alcoholismo, pero esto no es más que la superficie del auténtico problema, que se irá revelando a lo largo de las páginas.

Con Wendy Torrance me pasé medio libro suplicándole que abandonase el hotel mientras pudiera. Que cogiese a Danny y se fuese. Está indecisa. Duda mucho acerca de abandonar a su marido. Sabe que algo va mal. Y esa falta de decisión la terminará lamentando, por ella y por el niño. 

No puedo olvidar al cuarto protagonista de la novela: el hotel Overlook. Según avanza la historia, su presencia se va haciendo más patente, más opresiva, y terrorífica.

La novela consta de capítulos no muy largos, intercalándose capítulos centrados en Jack, otros en Wendy, y en Danny. De este modo, tenemos el punto de vista de los tres protagonistas. El terror viene muy bien dosificado, introduciéndose como pequeñas semillas desde el principio, y según avanza la trama, los elementos perturbadores van en aumento, generando una creciente tensión y angustia. 

Si no habéis leído nunca a Stephen King, se trata de un autor muy minucioso en sus descripciones, que profundiza bastante en la psicología de sus personajes. Va tejiendo un trasfondo que se sostiene perfectamente, y que te ayuda a comprender mejor el porqué de determinados comportamientos o decisiones. Hay lectores que no aguantan este ritmo pausado y recargado de información, pero a quién le guste, lo disfruta mucho.

Es una novela que juega muy bien con la atmósfera. Han habido capítulos que realmente no ocurría nada horrible, pero la propia sugestión de los protagonistas, el aislamiento, el saber que no hay posibilidad de ayuda externa, llega a ponerte los pelos como escarpias. Es mejor no contar mucho más sobre ella para que la descubráis por vosotros mismos. Aún habiendo visto la película, la novela consigue sorprender y aterrorizar. Una gran historia de terror que sin duda merece el reconocimiento que tiene. 

Hasta la próxima misión.

28 enero 2017

Relato: Cuando llovió gente


"¿Imagina usted una lluvia de gente en una niebla ácida? ¿Se figura miles y miles de cuerpos humanos, sin armas, acorralando a los monstruos invencibles? ¿Puede usted...?"

Cuando llovió gente (When the people fell - 1959) es el segundo relato dentro del universo de los Señores de la Instrumentalidad, creado por el autor Cordwainer Smith. Originalmente fue publicado en la revista Galaxy Magazine, en abril de 1959. Aunque creo haberlo comentado por algún sitio, lo voy a mencionar. Todos estos relatos narran la evolución de la humanidad a lo largo de miles de años, y aunque son historias independientes, conforman un mundo sólido y coherente (aunque de primeras parezca todo muy extraño). Disfrazado de ciencia ficción o casi fantasía, hace una crítica a situaciones de la época que le tocó vivir.

Quiero advertir que estas entradas relato a relato que estoy haciendo es fácil que contengan algún espoiler, ya que quiero desmenuzar los temas que expone el autor. Si solo queréis haceros una ligera idea de qué trata el universo, os remito a las entradas que hice de los tomos (tenéis los enlaces aquí).

En cuanto a este relato, aunque la edición que tengo ha ordenado las historias en función de la cronología interna del propio universo, al ser escritos y publicados sin seguir ese orden lógico, puede haber alguna incongruencia. Y en este caso en concreto, yo al menos, la he encontrado, ya que creo que debería ser el tercero o cuarto relato, y no el segundo. Pero ya me meteré más en esta cuestión cuando traiga el que le sigue, Mark Elf. Desde luego no voy a quitar mérito al editor, que ha hecho un trabajo encomiable ordenando todas estas historias del futuro, que no es nada fácil. En mi caso, los libros son de Ediciones B, colección Byblos Ciencia Ficción.